El test de alcoholemia con el vehículo estacionado

El test de alcoholemia con el vehículo estacionadoQue los agentes de la autoridad te hagan una prueba de alcoholemia con el vehículo estacionado no es tan raro, pues están legitimados a ello si creen que has estado conduciéndolo bajo los efectos de las bebidas alcohólicass o tienen sospechas de que vas a iniciar la marcha en ese estado. Dando por hecho que los agentes pueden hacer un control de alcoholemia aun estando el coche aparcado y parado, ¿Qué pasaría si das positivo?

La anterior pregunta es una duda que tienen no sólo algunos conductores, sino que también genera incertidumbre entre los propios agentes de la autoridad y algunos abogados, sobre todo aquellos que no son abogados penalistas o abogados especialistas en alcoholemias, pero que sin embargo tiene una respuesta bastante lógica.

Hay que partir de la base que según el artículo 379.2 del Código Penal, habrá delito cuando se conduzca bajo la influencia del alcohol, o siempre que se superen los 0,60 mg de alcohol en aire o 1,2 mg en sangre. Por otro lado el artículo 65 de la Ley de Tráfico, sanciona conducir con tasas de alcohol superiores a las reglamentariamente permitidas. Es decir, en ambos casos lo que se castiga es conducir bajo los efectos de alcohol, por lo que si nuestro coche está debidamente estacionado y parado, no estamos conduciendo, faltando por tanto uno de los elementos. Resumiendo, no podríamos ser sancionados.

Ahora bien, si a pesar de estar estacionados y parados, existen sospechas de que ese vehículo ha sido traslado hasta ese lugar y conducido bajo los efectos del alcohol por la persona que se encuentra dentro o cerca de él, los agentes podrían recabar pruebas suficientes para demostrarlo y lograr que seamos sancionados penal o administrativamente. Es cierto que conseguir dichas pruebas puede suponer una dificultad, pero las posibilidades probatorias pueden ser amplias, a modo de ejemplo:

  • La confesión del conductor.
  • La declaración de un testigo.
  • Grabaciones de cámaras de seguridad.
  • El ser interceptados por un radar minutos antes de ser sometidos a las pruebas de alcoholemia.
  • El estar el motor caliente.

Recuerda que si has sido parado bajo los efectos del alcohol y necesitas un abogado en La Coruña, tienes a Alberto Martín Abogados para defenderte.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *