A pesar de las deudas, todavía puede haber esperanza

A pesar de las deudas, todavía puede haber esperanzaSe nota que estamos en año en electoral y por eso ayer, aprovechando el debate sobre el estado de la nación, el Gobierno, como por otra parte suelen hacer todos los gobiernos (da igual su signo) cuando este debate coincide en año electoral, anunció una serie de medidas que supuestamente van a beneficiar a la ciudadanía, entre las que se encuentra la llamada “ley de segunda oportunidad”.

Con la ley de segunda oportunidad, se pretende que las personas naturales queden liberadas de sus deudas una vez se hayan ejecutado las garantías y sus bienes, es decir, una vez libres de bienes, cancelar las deudas para que así se pueda comenzar de nuevo.

En principio la idea parece interesante, pero habrá que esperar a su letra pequeña, pues suele ser ahí donde la mayor parte de iniciativas de este tipo pierden toda su eficacia. No hay que olvidar que la suspensión de los lanzamientos (desahucios) aprobada en el año 2013, apenas si ha tenido eficacia, pues los requisitos recogidos en la ley para llevarlos a cabo son tantos, que dejan fuera de su ámbito de aplicación a la mayor parte de las familias. Lo mismo ocurre con la ayuda a parados de larga duración cuyos exigentes requisitos conllevan que el 89% de los parados que carecen de ningún tipo de prestación o subsidio se queden fuera de ella.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *